El número de viajeros que reservaron apartamentos en Lleida se incrementó un 32,14% el verano pasado. A falta de los datos de este año, la tendencia señala que en 2017 la cifra crecerá de nuevo. Y es que, el apartamento se ha consolidado como una opción muy a tener en cuenta, especialmente para los viajes en familia.

Entre las ventajas más repetidas por usuarios destaca la de sentirse como en “casa” al tratarse de viviendas totalmente equipadas. Disponer de varias habitaciones separadas, o una estancia tipo salón permite a las familias disfrutar de más espacio y comodidad durante sus vacaciones. También la cocina, que elimina las restricciones de horario de muchos hoteles y al mismo tiempo, puede suponer un gran ahorro.

Así mismo, en los últimos años los apartamentos han comenzado a incluir servicios hasta ahora asociados con los alojamientos hoteleros. Conexión WiFi gratuita o parking son algunos de ellos, pero también piscina o gimnasio.

Y todo ello a un precio por noche normalmente más económico que en los hoteles y que compensa especialmente para estancias de varios días o semanas. Además, dado que la ocupación por apartamento es mayor que la de una habitación, el precio se reparte entre más personas, lo que abarata en muchos casos el coste.

No obstante, desde la OCU recomiendan que a la hora de alquilar un apartamento, “siempre estemos muy informados, tengamos buenas referencias de usuarios anteriores y además sepamos en todo momento qué hemos reservado”.

Una de las opciones más seguras es reservar en cadenas o empresas especializadas en alquiler de apartamentos en lugar de particulares. Por eso, si piensas alojarte en un apartamento en Lleida, los Apartamentos Real Lleida, pertenecientes a la cadena Eizasa, representan la mejor opción para tener una estancia de lo más agradable y cómoda.